Hubo muchos días en los que mi fe en la humanidad fue duramente puesta a prueba, pero siempre tuve claro que bajo ninguna circunstancia me rendiría a la desesperación, pues ese es el camino que lleva a la derrota y muerte.

Sabias palabras de un hombre que sí supo que era la libertad, irónicamente estando tras las rejas logró tener el coraje que a muchos nos falta.

Nelson Mandela fue un activista y político de Sudáfrica, lideró varios movimientos en contra del sistema de segregación la nación africana y en Namibia denominado “Apartheid”.

Aunque Mandela pasó 27 años de su vida en la cárcel, logró ser el primer mandatario que puso fin a un régimen racista.

Fue un hombre de principios y moral elevada, que ha dejado un legado sin igual. Partiendo de un mensaje más profundo y quizás hasta alejado de la lucha por la dignidad de un pueblo, hoy quiero resaltar a Mandela por haber sido un hombre emprendedor.

Así es, él a pesar de haber flaqueado por momentos, nunca dejó de creer y siempre retomó su camino hasta que en 1994 logró uno de sus objetivos, comenzar una nueva era de integración humana dentro de su país.

Nelson Mandela

El ex-presidente africano siempre luchó por las mejoras de la sociedad, su legado debe ser parte de los principios de cada persona, es necesario tener bases tan amplias como sustanciosas para poder tener un poco de paz.

Mandela tuvo un período relativamente corto de mandato, desde 1994 hasta 1999, y en solo cinco años logró fundar grandes cosas dentro de su cultura.

Sin mencionar los premios con los que fue galardonado en vida por haber llevado sobre sus hombres el peso de la desigualdad, pero, más por haber logrado romper las cadenas de un pueblo que sufrió tantos años sin dejar de creer ni perder su objetivo.

Cada año, desde el 2009, se conmemora el Día Internacional de Nelson Mandela, proclamada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para reconocer las contribuciones que aportó el líder africano para cultivar una cultura de paz y libertad.

Por eso hoy te invito a creer en ti sin perder el objetivo y si en algún momento flaqueas, recuerda siempre la parábola del caballo, mientras más tierra te lancen, más rápido saldrás del pozo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s